Regresa en corta temporada "Luz perpetua"

¿Quién es el bueno y quién el malo? Si es que lo hay ¿Usted de qué lado está?

LA PAZ PERPETUA / Del 17 al 26 de agosto a las 7:30 p.m.

Bono de apoyo: $30.000, preventa, estudiantes 2x1 y tercera edad $20.000.
Lugar: Sala Ágora (Academia de Artes Guerrero) Carrera 18ª No 43-50 
Informes y reservas: 4627252 – 3115617916
F: Resortera QP   T: @ResorteraQP I: @ ResorteraQP

La Compañía Quinta Picota regresa en corta temporada con La Paz Perpetua, una obra del reconocido dramaturgo español Juan Mayorga bajo la dirección del mexicano Iván Olivares, con las actuaciones de Alexis Rojas, Iván Carvajal, Alejandro Buitrago y los actores invitados Wilson Forero y Julián Díaz. Del 17 al 26 de agosto en la Sala Ágora de la Academia de Artes Guerrero, como preámbulo a su participación en el 8 Festival Internacional de Teatro de Mont – Laurier en Quebec – Canadá y El Festival de Teatro Brújula al Sur en Cali- Colombia durante el mes de septiembre.

La Paz Perpetua significó un gran reto para los actores, por la alta exigencia física en el escenario y la complejidad del texto, que es muy pertinente por la situación política y social que atraviesa nuestro país. Una pieza que invita a reflexionar sobre la violencia y las políticas de estado relacionadas con la estrategia para combatir al crimen; La paz y la guerra vistas a través de los ojos de cuatro perros a los cuales el autor ha dotado de características humanas y la capacidad de razonar.

Un pastor alemán, un cruce de varias razas y un rottweiler impuro compiten por ingresar en un cuerpo de élite antiterrorista y quedarse con el ‘collar” del K9; pero estos perros a la vez simbolizan, paradigmáticos y diferentes perfiles humanos: Odín, (Alexis Rojas) es un perro de la calle, brillante por su olfato, pero escéptico; John-John (Alejandro Buitrago) es fiero pero artificial y Emmanuel (Iván Carvajal), es reflexivo y filósofo. Las pruebas a las que se someten son dirigidas por un cuarto perro, un labrador viejo y mutilado, Casius, (Wilson Forero) que es ayudado por un quinto personaje que representa a toda la humanidad, (Julián Díaz).

Las pruebas a las que se someten tienen como objetivo evaluarlos a nivel físico y mental, como la pregunta: si usted tiene que salvar a una sola persona en una situación de terrorismo, ¿quién sería?, ¿el más débil, el más joven, o el de mayor peso simbólico? “Cada personaje responde a una tendencia de cómo abordar el tema de la seguridad frente a cualquier situación que atente contra la integridad, pero al final también los hace cuestionarse respecto a cómo comportarse frente a una situación de terrorismo”, asegura el actor Iván Carvajal.

En la obra de Mayorga está presente la idea de que el fin no justifica los medios y la búsqueda de la paz no puede rebasar los derechos de las personas, pero a la vez pone de manifiesto que sin trasgredir las reglas de la sociedad es difícil poner fin a la guerra y garantizar la vida de los ciudadanos. La Paz Perpetua no habla tanto del terrorismo sino de los dilemas que plantea la lucha contra este, para lo cual plantea tres escenarios: la justicia por mano propia, la defensa organizada por los dirigentes y la razón que desvirtúa la violencia contra la violencia, pero es el espectador quien tendrá a su alcance las razones de cada posición teniendo la oportunidad de tomar partido.