Seleccionar página

Los secretos de Hitler

Prólogo ¿Es posible que la historia del siglo XX haya sido muy diferente a la versión que nos enseñaron durante años? ¿Y si los sectores que creíamos que eran enemigos ideológicos -que terminaron peleando en el campo de batalla- en realidad no eran tales? Quizá es posible que los principales actores del siglo XX, mientras aparecían ante el mundo como enfrentados, simultáneamente y bajo cuerda, mantuvieran relaciones comerciales y hasta tuvieran afinidades ideológicas. A lo mejor sus principales referentes hacían negocios juntos y compartían, al resguardo de sectas ocultas, una misma filosofía y metas comunes. Nos llegó una versión tamizada, censurada, cambiada, pulida hasta en sus detalles por quienes trataron de que el pasado fuera otro, y para que así los hechos realmente ocurridos desaparecieran en la nebulosa del tiempo. De este modo, la interpretación de la realidad pasada resulta errónea, equivocada, inexacta, precisamente porque esos sucesos no fueron tal como han sido contados. Este libro trata de ir a contramarcha de aquello que se nos enseñó casi como un dogma, intenta -con documentación y testimonios- fragmentar la coraza de mentiras que escondió la verdad. En esta obra se detallan los acuerdos de los nazis con los norteamericanos, y de los sionistas con los nazis así como los rastros en Argentina del jefe del Tercer Reich

“Hay un documento de la CIA que incluye una foto, y por otro lado hay testimonios, historias conexas y testigos que confirman lo mismo”.
Para Abel Basti, periodista argentino y quien ha dedicado 20 años de su vida a estudiar los días de Adolf Hitler en el exilio, no puede caber duda, el Führer estuvo en Colombia y hasta visitó varios municipios de Boyacá.
De hecho, le reveló detalles asombrosos a Boyacá Sie7e Días sobre lo que contendrá su nuevo libro al que llamará Hitler en Colombia, en el que resume la investigación que ha hecho en este país en donde recogió testimonios de dos personas que compartieron con el líder alemán.
Asegura que aunque los documentos que reposan en poder de la CIA hablan de la presencia de Hitler en Colombia hacia el año de 1954, se presume que desde 1953, o mucho antes, pudo estar en este país con ayuda Laureano Gómez con quien Hitler habría tenido la relación más cercana en Colombia.