Seleccionar página

Desde niña, Katie James ha creído en el poder de la música como herramienta para sensibilizar al mundo. Empezó a componer canciones sobre la naturaleza y la sociedad desde los 13 años y estudió formalmente música durante la mayor parte de su niñez y juventud. Este año, la artista colomboirlandesa lanzará Respirar, un disco que explora los sonidos de la música andina y la irlandesa

James nació en Inishfree, una isla ubicada en el sur de Irlanda. A sus dos años llegó a Colombia con su familia y se instaló en el Tolima. En ese departamento participó en la formación de una comunidad angloirlandesa llamada Atlantis, en la que James aprendió y compartió sobre música y naturaleza. Su familia en general disfrutaba de las artes: se interesaban por enseñarle a los más pequeños la tradición musical de Irlanda y, aunque no tenían energía eléctrica, se rodeaban entre canciones y versos silvestres durante las festividades. A sus nueve años tomó clases de violín y aprendió a leer partitura. Fueron tiempos de ensueño en los que ella detecta sus inicios artísticos
Respirar, un álbum para intimar con las letras
Su más reciente producción es el resultado de caminatas, presentaciones en calles latinoamericanas y en pequeños escenarios. Después de su viaje, James regresó a Colombia el año pasado con un objetivo: dejar huella mezclando el estilo de la música irlandesa con los matices de la música andina en un disco. Respirar es su primer disco como solista e incluye 21 colaboraciones de músicos latinos, aunque la composición musical de cada uno de los instrumentos fue hecha por ella. El álbum contiene sonidos del violín, el tiple, el charango, el cuatro llanero, la trompeta, el saxofón, el clarinete, el contrabajo y un cuarteto de cuerdas y vientos colombianos.