NO HUBO FIESTA: EL NUEVO LIBRO DE ALONSO SALAZAR

“No es mi historia la que quiero contar, desempeño el papel de testigo de situaciones y de tiempos. Hablo de ellos y de lo que vivieron en sus organizaciones; de su decisión de combatir, de la de desmovilizarse acatando las señales de los tiempos que tomaron algunos, y de la decisión de otros de persistir con terquedad en la lucha armada dañando incluso a sectores del pueblo que querían salvar. Escribo para que ellos mismos, prototipos de una generación, y los rasgos de una época, no se hundan en las arenas movedizas de lo que deja de existir, el olvido”, explica Alonso Salazar en la introducción al libro.

Alonso Salazar narró en su libro No nacimos pa’ semilla a los jóvenes de barrio popular entregados al consumismo en el mundo del sicariato suicida. En La parábola de Pablo retrató el poder que el tráfico de drogas dio a capos que instauraron un orden delirante y cruel, y devoraron las instituciones.

En este nuevo texto relata la vida de algunos de sus amigos de universidad, personas representativas de su generación, que hace unas décadas decidieron salvar al mundo de las injusticias; y lo hicieron con fervor, con desprendimiento y con equívocos. Contando la vida militante de Tacho, Jorge, Jairo, José, Mateo e Iván Ríos, Salazar perfila de manera crítica a sus líderes y a las guerrillas de las que fueron parte.

“Hace tiempo quería escribir una memoria sobre algunos de mis compañeros que asumieron, por allá en los años ochenta, la militancia en la izquierda armada con el sueño de transformar lo injusto y salvar al mundo. A casi todos los conocí en el movimiento estudiantil de la Universidad de Antioquia o en el trabajo comunitario barrial, a unos cuantos por ser paisanos y a otros por ser familiares. Algunos de ellos, que llegarían a tener mando superior en la guerrilla, murieron en armas; a otros los desaparecieron a pesar de que ya se habían desarmado. A los que sobrevivieron la vida les dio unas vueltas que no podían imaginar”, asegura el autor.