Seleccionar página

“La mesa” es una instalación que está cargada de simbolismos referentes a La Paz y a las condiciones que se deben tener en cuenta en una mesa de negociación. El Compromiso, la Transparencia, la Justicia, el Equilibrio y la Verdad son elementos importantes en la obtención de un buen acuerdo.
Sus elementos constructivos invocan aspectos relacionados con la fragilidad humana.
“La mesa” con su tapa de espejos nos invita a mirarnos para recordarnos simbólicamente que somos el reflejo de nuestras acciones.
“La mesa” solo tiene tres patas, la faltante nos recuerda el concepto de equilibrio y desequilibrio en los compromisos.
Cada pata alude igualmente a las diferencias que hay entre nosotros como seres humanos entendiendo que estas diferencias deben ser respetadas y tenidas en cuenta en una negociación.

La primera pata tiene la forma del ADN que nos recuerda lo que somos como individuos y lo que nos une como especie.
La segunda tiene forma de copa, como el vientre materno que nos evoca el nacimiento de las ideas y de los sueños. Especialmente nos recuerda el cuidado que debemos tener sobre nuestras acciones y sobre nuestras decisiones.
La tercera se sostiene en una esfera que nos invita a tener siempre presente al planeta en nuestro accionar.
La cuarta; la ausente, nos habla del equilibrio que debe existir en un acuerdo. Solo sí todos comprendemos que somos parte de ese equilibrio podremos tener un país en paz. Por lo tanto la cuarta pata será la acumulación de todas esas intenciones y compromisos que podemos escribir respondiendo la consigna Me comprometo por la paz a :.., y solo con ese compromiso personal seremos capaces de lograr que este proceso sea una realidad en el tiempo.
“La mesa” tiene un marco con incrustaciones de hojas de vid que nos invitan a recordar el valor de la vida y el regocijo que sentimos cuando contribuimos con la cultura por la paz y construimos desde nuestro accionar un país mejor y un mejor entorno para nuestros niños.
Estos aspectos pretenden hacernos conscientes que nuestro compromiso personal es muy valioso e indispensable para lograr una Colombia en paz y reconciliada y que la posibilidad de aportar con nuestro pequeño accionar hace que se vuelva realidad.